Londres en unos pocos días, edición low cost 2015 (3: Cómo desplazarse)

Tercera parte de una serie sobre Londres, con datos actualizados a mediados del 2015, que incide en algunas opciones para que el viaje no salga excesivamente caro.



La serie Londres 2015: 1.- Cómo llegar | 2.- La llegada | 3.- Cómo desplazarse | 4.- Dónde dormir | 5.- De compras | 6.- Dónde comer | 7.- Qué ver en el centro y el sur | 8.- Qué ver en la City, el British Museum, Camden y el norte | 9.- Qué ver en Kensignton, en los museos y el resto | 10.- Ir al teatro | 11.- Londres gratis, visitas guiadas y excursiones

Cómo desplazarse

Lo ideal para ver algunas ciudades suele ser caminar. También es así en Londres, aunque al ser tan grande y tener varios núcleos de interés, acabaremos usando bastante el transporte público. En este caso, la Oyster Card, una tarjeta monedero, es la mejor herramienta, ya que hace más cómodos y más económicos los desplazamientos.
Varios puntos oficiales de información le solucionarán dudas y le pueden proporcionar mapas del metro y del autobús. Están en las estaciones de Heathrow (terminales 1, 2 y 3), Liverpool Street, Kings Cross/St Pancras, Victoria y Piccadilly Circus.
Fuera de esos puntos, el personal de las estaciones es amable y también le podrá resolver dudas y ayudar a comprar billetes.

La tarjeta Oyster se puede usar como monedero o como contenedor de pases (vea más abajo). Pagar con Osyter en versión monedero ('pay as you go') ofrece varias ventajas:
  • los viajes cuestan menos que comprando billetes sueltos con metálico. Por ejemplo, un billete sencillo de metro de una zona cuesta 4,80£ (¡6,50 euros!) pagado en efectivo, pero con Oyster son solo 2,30£ (3,10€).
  • hay un tope de pago al día ('daily capping'). Cuando se llega al tope, el resto de viajes son gratis. En la zona 1, la del centro, un trayecto con Oyster cuesta 2,30£ y el tope son 6,40£. Es decir, que a partir del tercer viaje ya no pagamos más. Este 'daily capping' es menos de lo que cuesta una 'day travelcard', un billete de viajes ilimitados durante 24 horas: 12£ del day travelcard frente 6,40£ del tope Oyster (en la zona 1, vea la tabla).
Cosas a tener en cuenta:
  • las horas punta de los días laborables. Los billetes son más caros cuando se viaja en hora punta: laborables, de 7.30 h a 9.30 h y de 16.00 a 19.00 h. Igualmente, algunos pases son más caros si se usan en esas franjas.
    La hora punta se aplica en el inicio del viaje. Es decir, si pasamos un torno a las 15.59 h, el viaje será en hora valle, aunque a las 16.00 pase a ser hora punta y el recorrido lo hagamos dentro de la hora punta.
    Los fines de semana y festivos no hay horas punta.
  • las zonas. La ciudad está divida en seis zonas tarifarias concéntricas y se paga en función de las zonas que se cruzan. La mayoría de las atracciones están en la zona 1 y 2. Heathrow está en la 6.
    Los autobuses no funcionan por zonas. Todos los billetes cuestan lo mismo: 1,50£ pagado con Oyster, 2,50£ con efectivo. Si solo utilizamos autobuses, el 'daily capping' es 4,40£.
  • No hay transbordos entre metro y autobús o viceversa. Un cambio de transporte significa pagar un nuevo billete.
Zonas Billete con 'cash' Oyster
(hora punta)
Oyster (hora valle) Tope diario con Oyster ('daily capping') Day travelcard 7 day travelcard
Resumen de los precios del metro del Londres, 2015 (en libras)
Solo 1 4,80 2,30 2,30 6,40 12,00 32,10
1 y 2 4,80 2,90 2,30 6,40 12,00 32,10
1 a 6 (Heathrow) 6,00 5,10 3,10 11,70 17,00 (12,00 off peak) 58,60



Las tarjetas Oyster se pueden adquirir en cualquier estación de metro por , que se recuperan si la devolvemos al marcharnos. Pero se pueden guardar para viajes futuros, ya que no caducan. Eso sí, tras dos años sin usarse hay que pedir una reactivación. En cualquier estación le ayudarán a hacerla si fuera necesario.
Hay también una versión para visitantes, la Oyster Visitor Card, que se puede comprar online y que se recibe en casa. Cuesta 3 libras, que no se recuperan, más gastos de envío, y viene cargada con el crédito que hayamos comprado.
Como decíamos antes, además de crédito, las tarjetas Oyster también pueden contener pases semanales, que salen a cuenta a partir de cinco días en Londres. Son válidos durante siete días desde el momento de la compra, que no tiene porque ser un lunes. Cuesta 32,10£. (El 'daily capping' sin pase en la zona 1 son 6,40£; 5 días con 'daily capping' son 32,00£)

Metro ('tube' o 'underground')
Es el medio más rápido para recorrer largas distancias. Pero lleva mucho tiempo funcionando, más de 150 años, y eso pasa factura. Son frecuentes las averías e incidentes que provocan retrasos. Además, los fines de semana se aprovechan para hacer obras de mantenimiento, lo que provoca cierres parciales de líneas.
Eso sí, la información de las incidencias es rápida y completa. A la entrada de cada estación, unos paneles indican el estado del servicio en cada línea y una vez en los trenes, al minuto de cualquier paro inesperado, el conductor informa sobre la causa y la previsión. En las estaciones hay bastante personal --al menos de momento-- para cualquier pedir consejo, ayuda o información.

Panel electrónico en una estación
Las líneas de metro se identifican por el nombre y no por el color. No diremos la "línea negra" sino la "Northern". Y las líneas tienen varios ramales, por lo que no todos los trenes que pasan por un andén van al mismo sitio. Mire en los paneles electrónicos y en el frontal del primer vagón para saber cuál es el destino del tren.
Para más confusión, los andenes se identifican con la dirección hacia donde van los trenes: por ejemplo, en la línea Piccadilly (azul marino), los trenes a Heathrow parten de los andenes 'Westbound' ("en dirección al oeste")

Complementos del metro son el DLR y el Overground. El primero es un metro ligero que conecta la City con el este de Londres (Docklands, Greenwich, parque Olímpico) y el segundo una unión de varios tramos de trenes de cercanías que ha acabado formando una línea circular. Estos dos complementos, así como los trenes de cercanías hasta la zona 6, se pueden usar con la tarjeta Oyster.

En todos los medios sobre raíles, la tarjeta Oyster se pasa por el lector amarillo al entrar y al salir. Si una estación no tiene tornos de salida, como algunas del Overground o de ferrocarril, siempre hay un lector de Oyster para hace un "touch out". Si no marcamos al salir, el sistema nos cobrará como si hubiéramos recorrido todas las zonas posibles. Puede salir caro.

Autobús
Autobuses en Oxford Street
El autobús es un medio lento, pero más agradable para desplazarse. Los famosos autobuses rojos de dos pisos son prácticos para mirar el paisaje desde la planta de arriba.
En un autobús solo se ha de pasar la tarjeta Oyster al subir al vehículo. No es posible comprar un billete a bordo: ha de hacerlo antes de subir.

El lio aquí es encontrar la parada, cuyo nombre consiste en una o dos letras, por ejemplo Oxford Circus, parada XY. Para evitar que muchos autobuses se junten en el mismo punto, las paradas se han dividido y se les han asignado letras. Algunas marquesinas cuentan con los útiles mapa 'spider', en los que se ven los destinos y las paradas letradas.

Parada de bus
Y respecto a las paradas, en teoría existe una distinción entre paradas "obligatorias" y "bajo demanda" ("request stop"). En las primeras, los autobuses paran haya o no haya gente. En las segundas, solo se para si se hace un alto o se pide desde dentro. Pero para evitar malentendidos y dudas, haga siempre el alto al autobús y pida siempre la parada. Si el vehículo no para donde usted quiere, lo más probable es que no sea realmente su parada.

En resumen:
  • compre una tarjeta Oyster incluso si va a estar solo un día, siempre que vaya a hacer al menos dos viajes en transporte público.
  • use el 'pay as you go' con el tope diario si va a estar menos de 5 días. No compre 'day travelcards' ni un pase de 7 días.
  • si va a estar 6 o 7 días, entonces sí que le sale a cuenta un '7 days travelcard' (cárguelo en la Oyster) 
  • los niños viajan gratis en el transporte público hasta los 10 años. De 11 a 15 años pagan tarifa de niño. Y con 16 y más años pagan como un adulto.
Taxi
Los míticos taxis de Londres siguen siendo una institución. Son caros, pero en momentos puntuales y sobre todo si se comparten (caben 5 pasajeros) pueden salir al mismo precio que un billete de metro. Se puede parar cualquier taxi que lleve una luz amarilla encendida. Antes de subir, se ha comunicar al conductor nuestro destino. Si nos cuesta encontrar un taxi, se puede llamar a una centralita o usar una app como Hailo.
Los conductores particulares pueden ofrecer servicios de transporte en la ciudad si son parte de una empresa de Minicabs o, desde hace poco, parte de Uber, un servicio online que pone en contacto conductores y clientes.
Los Minicabs han de estar autorizados por la entidad del transporte y no tienen taxímetros. El precio se fija antes de empezar. Además, no se paran por la calle; hay que reservarlos con antelación, online, en persona o por teléfono. La ventaja es que los precios suelen ser más bajos que los taxis. Hay muchas empresas de minicabs y algunas oficinas dan miedo. Lo mejor es consultar el listado oficial de Transport for London o pedir consejo a nuestro hotel o alguien de confianza en la ciudad.
El caso de Uber es un poco diferente. Se trata de particulares que se inscriben en la empresa, que es la que se encarga de certificarlos, y que después actúan como taxistas: algunos precios están fijados antes de empezar, pero se pueden usar como taxis, a tanto el kilómetro recorrido.

Bicicleta
Si no tiene una cierta seguridad sobre dos ruedas, no se lance a alquilar una bicicleta. Entre que se circula por la izquierda, que el tráfico es complicado en algunos momentos del día y que el suelo se moja por la lluvia, hay algunos riesgos.
Pero si todo esto no le amedrenta, entonces le diremos que la forma más fácil de alquilar una bicicleta es a través del servicio municipal Santander Cycle Hire (el banco Santander es, desde el 2015, el nuevo patrocinador de las bicicletas; sustituye a Barclays). Funciona de forma similar a los servicios Bicing de Barcelona o BiciMAD de Madrid. Aunque a diferencia de Barcelona, no hace falta abonarse para usar el servicio. Cualquier usuario ocasional puede ir a una estación de anclaje, usar una tarjeta de crédito o débito y conseguir un pase de 24 horas.

Este pase cuesta 2 libras y permite el uso gratuito de las bicis en periodos de 30 minutos, durante las 24 horas de validez. Si el viaje dura más de media hora, se cargan 2 libras por cada periodo extra de hasta 30 min. Pero siempre se puede dejar una bici antes de la media hora, esperar 5 minutos y tomar una nueva bicicleta gratis para otros 30 minutos.

Existe un abono anual al servicio (90 libras), que evita pagar las 2 libras del pase de 24 horas, pero solo sale a cuenta si se va usar este alquiler más de 45 días. Aparte del abono, el resto de costes son los mismos (primera media hora gratis; 2 libras por las siguientes).
En las estaciones de metro y oficina de información hay mapas gratuitos de las estaciones. En alguna oficina de turismo también tienen mapas gratuitos de los carriles bici y calles recomendadas.

Barco
No hay un servicio público que circule por el río, como un autobús fluvial o un vaporetto. Sin embargo, varias compañías operan líneas por el Támesis, desde la zona del Parlamento hacia Greenwich por un lado y hacia Richmond por el otro. Transport for London tiene información sobre los servicios y en las oficinas de información hay folletos informativos.
Pagando con tarjeta Oyster hay un poco de descuento en los billetes, de entre el 10% y el 30%.

No hay comentarios :

Publicar un comentario