Londres en unos pocos días, edición low cost 2015 (9: Qué ver: Kensington, museos, Harrods y el resto)

Novena parte de una serie sobre Londres, con datos actualizados a mediados del 2015, que incide en algunas opciones para que el viaje no salga excesivamente caro.



La serie Londres 2015: 1.- Cómo llegar | 2.- La llegada | 3.- Cómo desplazarse | 4.- Dónde dormir | 5.- De compras | 6.- Dónde comer | 7.- Qué ver en el centro y el sur | 8.- Qué ver en la City, el British Museum, Camden y el norte | 9.- Qué ver en Kensignton, en los museos y el resto | 10.- Ir al teatro | 11.- Londres gratis, visitas guiadas y excursiones

KENSINGTON, HYDE PARK, HARRODS, CHELSEA

Londres es una de la ciudades con mayor proporción de zona verde por habitante. Y uno se percata de ello por ejemplo al visitar el céntrico y enorme Hyde Park (**). (La zona verde en realidad tiene dos nombres: al este del lago es propiamente Hyde Park, miestras que la parte oeste se llama Kensington Gardens.) Se puede pisar el césped, como en la mayoría de los parques británicos.
El parque es un buen lugar para pasear, descansar, jugar con los niños, hacer un picnic o bañarse. También contiene algunos monumentos: arcos en las esquinas, un memorial a Lady Di, una estatua de Peter Pan, una galería de arte, el neogótico Albert Memorial...
Cruzar Hyde Park lleva un rato. Si va hacia el noroeste, pasará cerca de Kensington Palace (**), la última residencia de lady Di y actual del príncipe Guillermo y su mujer Kate Middleton, de camino hacia Bayswater y Notting Hill.
Si sale del parque frente al Albert Memorial, el edificio circular es el Royal Albert Hall (*), gran sala de conciertos. Esta zona es el barrio de South Kensington, en el que, en la segunda mitad del siglo XIX, la reina Victoria y su marido, el príncipe Alberto, decidieron que ubicarían una serie de instituciones culturales que facilitaran al acceso a la cultura a todo el mundo.
De esta manera aparece la mayor concentración de museos de la ciudad. Pequeños y mayores encontrarán algo que ver en los museos de la Ciencia, de Historia Natural y de artes decorativas.
Los tres grandes museos son enormes, con miles y miles de objetos en exhibición. Seleccione de alguna manera lo que va a ver antes de empezar. La entrada en gratuita en todos los casos --la barrera del museo de la ciencia parece intimidatoria, pero puede pasar--, aunque algunas exposiciones temporales son de pago y siempre sugieren realizar una donación. Si va en familia, pregunte en información por materiales específicos para los más pequeños o mire en sus webs.
El museo de la ciencia (***) incluye campos que van desde la matemática hasta medicina, pasando por la informática, la exploración espacial... Todo interactivo y muchas cosas pensadas para niños Gran tienda.
El museo de Historia Natural (**) guarda especímenes de animales, plantas, rocas y minerales. Entre lo más espectacular se encuentran los esqueletos de dinosaurios.
El Victoria & Albert Museum (***) o V&A es la colección de artes decorativas más grande del mundo. Lo que cabe aquí es prácticamente todo: escuturas, pinturas, muebles, trajes, joyas, orfebrería, cuberterías... de los cinco continentes. Hay tanto que cada uno puede encontrar su pieza favorita entre los dibujos de Rafael para la Capilla Sixtina, el mobiliario japonés, los vestidos de la historia de la moda o, una de nuestras recomendaciones constantes, las salas 46a y 46b, la de las 'Cast' (escayolas o moldes). Estas salas se remontan a la época en la que establecieron los museos de South Kensington y se crearon con el mismo espíritu: facilitar el acceso a la cultura, en este caso, que se pudieran ver obras de otros países. Para ello, en línea con un tendencia popular en la época, se encargaron copias en escayola de objetos como el pórtico de la gloria de la catedral de Santiago de Compostela o la columna de Trajano de Roma. Y sí, se iba al sitio y se sacaba un molde de la obra en cuestión. Lo más curioso es que algunas de estas copias, como la mencionada columna trajana, están mejor que el original, gastado por el paso del tiempo y la contaminación.
Al acabar con los museos podemos ir a varios sitios, en función de sus preferencias.
Si le han entrado unas ganas locas de comprar, la dirección que debe tomar es subir por Brompton Road para llegar a una de las tiendas más famosas del mundo: Harrods (**). Pese a que desde el 2010 no es propiedad del egipcio Al Fayed, estrechamente relacionado con Lady Di, sino de un fondo de inversión de Catar, sigue siendo el mismo lugar en el que nos podemos fascinar con las 'food halls', con la tienda de productos navideños o con cosas más extrañas, como un memorial. Aquí está todo y es caro, pero por mirar no cobran. Hay una cierta normas para poder entrar, como por ejemplo que hay que llevar las mochilas en la mano, no en la espalda. Los baños son de pago, pero si lo necesita, no dude en pagar los 'luxury bathrooms', de los que saldrá acicalado y oliendo bien. El barrio de Harrods, llamado Knightsbridge, acoge muchas más tiendas, algunas muy selectas.
Si en vez de comprar prefiere ver dónde han vivido algunos londinenses elegantes, usted debe visitar el barrio de Chelsea (*). Nació como una zona de residencias tranquilas para aristócratas e intelectuales, a los que en el siglo XIX se incorporaron artistas, además de militares. Una visita de Chelsea empieza en Sloane Square y baja por la calle principal del barrio, Kings Road. El momumento más atractivo es el Royal Hospital (**), residencia para veteranos de guerra.
Si sale de los museos con hambre, los mejores lugares para encontrar más oferta son alrededor de la estación de metro de South Kensington o, un poco más al oeste, Earls Court.

OTRAS ZONAS.

Greenwich. Si quiere tener medio cuerpo en el oeste y el otro medio en el este, usted debe ponerse sobre el meridiano de Greenwich. El observatorio que fijó este meridiano y le dio nombre está, como no podría ser de otra manera, en el parque de Greenwich. La zona tiene una conexión histórica con la historia naval y por eso está aquí el atractivo Museo Marítimo.
El suroeste. El jardín botánico de Kew Gardens es espectacular, siempre que no vaya en pleno invierno. Está muy cerca del agradable 'village' de Richmond, que a su vez está cerca del palacio de Hampton Court, residencia de Eduardo VIII y tal vez el palacio real más interesante de visitar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario